LA FALTA DE INTERES

Cuando se ama, no existe la excusa de “me falta tiempo”. Es más bien que no hay suficiente amor, cuando existe una falta de interés que da lugar a excusas del tipo de que falta el tiempo. Porque cuando quieres a alguien y te interesa de verdad, te das cuenta de que sí puedes levantarte una hora antes, o dormir una hora después, para disponer de ese tiempo con el que demostrarle que te interesa y te importa mucho, buscando esos momentos que se puedan convertir en oportunidades de demostrar tu amor.

Por eso cuando veo que te interesas poco por mi, y que me das las excusas de que “no tienes tiempo”, tiendo más a pensar que es que me quieres menos de lo que me imagino. Y entonces es cuando me asaltan las dudas y la desconfianza, empezando a replantearme: ¿realmente vale la pena ese amor, digo, esa persona?.

Y es porque el amor siempre siente la necesidad de que lo alimenten, de que se demuestre que existe, que está vivo. Y si no es así, al igual que la planta que no se riega, acaba por secarse y llega un día que se muere.