No te afanes

Filipenses 4:6-7

“Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.” 

¡Por nada estés afanoso! ¡SI, por nada! Tus hijos, tu trabajo, tu salud, tus heridas, tus finanzas, tus otras preocupaciones. No hay NADA excluido en este estatuto. NO hay nada que nos pueda afanar. Y el verso avanza un poco mas y nos dice qué hacer en vez de estar afanosos: “sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias. Y la paz de Dios, que sobrepasa todo entendimiento, guardará vuestros corazones y vuestros pensamientos en Cristo Jesús.” ¡PAZ! Para tener paz no tienes que acabar tal o cual proyecto o recibir tal o cual bendición ¡sino no estar afanosos por nada y depositar todo en el Señor en oración y súplica con acción de gracias! Es Su trabajo el CUIDAR de ti, mientras tu descansas en Él. Y descansando en Él ¡tienes poder!